1. Lava tu traje  después de utilizarlo

Cuando llegues a casa lava el traje con agua abundante y un cepillo de raices quitando el barro. No utilices un jabon que no sea especial para neoprenos ni suavizante.

2. Sécalo dado la vuelta

Cuando lo pongas a secar dale la vuelta y que sea el interior del traje el que se seque primero. Así, si lo utilizas al día siguiente tendrás el interior seco y será más agradable ponértelo. Por otro lado es mejor que sea el interior el que reciba la luz, que quita flexibilidad al traje, y no la parte exterior. Cuando se haya secado la parte interior dale la vuelta para secar la otra cara completamente

3. No lo expongas al sol

Siguiendo con el consejo anterior, siempre que puedas, no expongas el traje al sol. Los rayos ultravioleta van a dañar las fibras de tu traje (como hacen con todas las fibras, por cierto) pero en el caso del traje de neopreno van a quitarle elasticidad y van a agrietarlo, permitiendo mayor entrada de agua cada vez que te sumerjas.

 

4. Guárdalo en una percha multiusos

Como habrás comprobado, el traje de neopreno pesa más que tus camisas. Cuando vayas a estar un tiempo sin utilizarlo puedes colgar tu traje de las perchas multiusos que no dañarán las hombreras del traje y así te aguantará más tiempo. También se puede doblar y guardar en un cajón, pero asegúrate de que no está mal doblado o metido a presión, esto hara que se marquen con señales difíciles de quitar.

5. Ten cuidado si usas la lavadora

No le dejes a tu madre el traje para que lo lave a no ser que quieras comprarte otro último modelo de traje de neopreno. El detergente residual, el centrifugado y el agua caliente son los mejores amigos de Machay. Puedes lavar tu traje en la lavadora siempre que lo laves sólo, en frío y uses un programa sin centrifugado.

 

6. No uses detergente

Con el uso el traje olerá regular (sobre todo si eres de esos que orinan en su traje o de los que mienten) y no se irá con el simple enjuagado. Mételo en la bañera durante 15 minutos con un poco de champú para niños y enjuágalo bien después

 

7. Cuida las cremalleras

Si no cuidas y das cera de vez en cuando a las cremalleras pueden llegar a romperse arruinando el traje por completo. Utiliza ceras especiales para el cuidado y mantenimiento de las cremalleras.

8. Mucho cuidado con las altas temperaturas

El calor excesivo es uno de los elementos más dañinos para tu traje. Nunca laves el traje con agua caliente ni lo dejes en un coche a pleno sol. El calor daña los tejidos del neopreno haciendo que pierda elasticidad y que incluso lleguen a romperse.

9 Seca el traje completamente y nunca guardes el traje con algo de humedad a no ser que te quieras dedicar al cultivo de hongos

10. El traje no necesita planchado

La ponemos en último lugar porque dudamos mucho de que alguien vaya a planchar su traje, pero nunca se sabe. Sí lo planchas la cagas y te quedas sin traje.